lunes, febrero 28, 2005

Noche de Oscars

Perdonadme, pero hoy voy a ser muy “original” al hablar del tema del día, los Oscars.

Nunca he entendido esa manía obsesiva que hay de premiar “a lo mejor” en cualquier actividad. Tenemos premios de música, de cine, deportivos –aunque a estos les llaman Olimpiadas o Mundiales y por suerte para mí o desgracia de algunos solo son cada 4 años- etc, etc. De verdad que no lo entiendo. Además por qué va a ser “lo mejor” algo que elige una serie de personas o un colectivo si lo más seguro es que no va a coincidir con mi opinión o con la del tío de más allá. Todo es demasiado subjetivo en el fondo. Y los parámetros que usan para calificar algo no siempre van a ser “los más artísticos” sino que en este mundo de hoy es casi más importante “lo más comercial” o peor “lo más políticamente correcto”

Pero dejo de divagar y paso a lo que más me ha llamado la atención de la ceremonia de esta madrugada pasada, sin entrar en si me han parecido justos los premios o no.
Este año ha habido polémica por el hecho de que algunas canciones y autores de las mismas nominados eran poco conocidos en los “junates estates” y en aras de una mayor cuota de audiencia se ha buscado a artistas mas “hot” para interpretar esos temas. Y visto el resultado..., ¡¡¡¡jope!!!. Ya me imagino, 15 minutos antes de que empiece la ceremonia, uno de los organizadores todo nervioso y con el pañuelo secándose el sudor frío de su frente se acerca a Santana y Antonio Banderas y les dice:

- “Por favor, Enrique Iglesias nos ha fallado en el ultimo momento –noseque de una pelea con la parienta y que están a raquetazo limpio- ¿podéis haceros un dueto en dos minutejos y medio para salir del paso? ”
Y Santana y el Banderas se miran con complicidad y sueltan:

- “pues bueno, pues fale”

Si no, no se explica esa “esperpéntica” –por llamarla algo- interpretación que se han sacado de la manga. Casi parecían más un par de amigos de parranda y con una borrachera de tres pares de narices.

Por lo menos nos quedo esa mueca sardónica que puso Jorge Drexler antes de cantar “Al otro lado del río” a capela.
Y lo de Beyonce Knowles cantando el frances mejor ni hablamos.

La otra cosa que me ha llamado la atención ha sido Gwyneth Paltrow anunciando el Oscars a Mejor película de habla no inglesa. Precisamente “Ella”, que es de sobra conocido que paso algunos veranos de intercambio en Talavera de la Reina, que chamulla de puta madre el español y que es una conocida hispanófila. Eso fue como una señal para Amenábar, “¡eh chico, que lo has ganado tú, enhorabuena muchachote!”. Fue como cuando Banderas y Penélope Cruz dieron el nombre de Almodóvar hace unos años, con esos presentadoras no podía ser otra cosa.
Lo que me lleva a pensar, imaginemos un poco, en el caso de que la ganadora hubiese sido la candidata china “La casa de las dagas voladores”, ¿quién hubiese sido el que entregase el premio? ¿Jackie Chan?