miércoles, agosto 24, 2005

Exilio al pueblo

Aprovechando que voy a ir unos días al pueblo, aprovecharé para continuar con una vieja costumbre desde hace años, llevar unas cajas con tebeos. Más que nada porque en casa el espacio disponible se ha vuelto un bien escaso y para que puedan llegar nuevas cosas otras tienen que irse al exilio del pueblo. Ley de vida.
Todos los años es lo mismo, 3 o 4 cajas de archivos definitivos de cartón. He descubierto que en el modelo estándar caben apilados en dos bloque los tebeos de formato comic-book americano, aunque dependiendo que marca están más apretados o menos como descubrí hace poco, hasta entonces las compraba en el carrefour, pero los comics en bolsas protectoras no cabían en dos filas, pero comprando otra marca en una tienda de informática y material de oficina me di cuenta que eran un poco más anchas y cabían bien ya embolsados.
También hay un modelo un poco mayor al estándar que lo aprovecho para meter en una columna tebeos con aquel formato Fórum grande y en la otra columna tamaño comic-book americano.

La verdad, a la hora de seleccionar que va al exilio no me rompo mucho los cuernos, casi todo es material reciente de series regulares y tomos varios, más que nada porque lo antiguo ya ha ido saliendo poco a poco, menos las cosas que me interesan mucho y que por nada del mundo quiero tener muy alejadas de mi, obras maestras del género o cosas por las que tengo un gran cariño sentimental, aparte del material americano que por su “posible” valor intrínseco soy algo reacio, me da un no se que llevarlo al pueblo, una remota aldea de Cantabria donde la humedad esta a la orden del día. Recuerdo una vez echando un vistazo allí a unos comics, cuando para mi sorpresa me encuentro que en la portada de uno había una extraña masa como polvo de color verdoso. Se estaba empezando a formar moho (lo cual no era muy de extrañar si consideramos que era un tebeo de Hulk, ¿seria moho gamma?). Por eso cada año que voy al pueblo, casi siempre unos pocos días aprovecho para iniciar un rito que consiste en sacar los tebeos de sus cajas, airearles un poco y ver que tal están.

Y también aprovecho para leer algo claro está, poco, porque no suelo quedarme mucho tiempo.
Siempre, a lo largo del año te acuerdas de algo que te apetece releer y entonces te das cuenta, maldición, está en el pueblo. Por fín ahora es el mejor momento para poder recuperar esa lecturas, aunque con el poco tiempo que ya digo que tendré habrá que seleccionar bien la lectura, pero creo que va a ser Nexus, que llevo unos días con mono de Steve Rude.

Y el año que viene haremos lo mismo, a seleccionar otras tres cosas. Puff, espero algún día tener una casa grande.

4 comentarios:

Tafkac dijo...

Ay, (suspiros) me recuerda a media docena de años de revistas de coches, y luego otros tantos de otra de mountain bike... y lo que que queda...

jaimemarlow dijo...

Que te lo pases bien, mi archinémesis. Concentra tus fuerzas para nuestro enfrentamiento definitivo.
;-)

Angel Guerrero dijo...

Ey, J, la mejor solución para no tener que llevar los tebeos fuera del hogar está muy clara: piso propio :)

... y muchas y grandes estanterías.

Sí, sé que no he dicho nada que no sepas, pero quería dejar algo escrito por aquí. "Pa una vez que entro", juas juas.

Aceituneros saludos, amigo.

Jackal dijo...

No viene a cuento, pero yo ya me he leído Vengador de forsyth (colecciono todas sus obras) y me ha encantado. En la linea de Perros de la guerra.