lunes, enero 02, 2006

Gratamente sorprendido

Uno ya es un lector curtido de tebeos, durante más años de los que quiero recordar he leído casi cualquier cosa que caía en mis manos adquiriendo la experiencia que da la lectura. Y esa veteranía te hace pensar que lo has visto todo, que quedan pocas obras maestras y que en definitiva que no hay nada nuevo bajo el sol.

Pero cuan equivocado estaba.

Al finalizar la edición española del Lobo Solitario y su Cachorro de Koike y Kojima me alegré sobremanera al saber que se iba a continuar con la publicación de otra serie de dichos autores Asa, el Ejecutor.
Siendo el Lobo Solitario una obra como pocas, de gran maestría en todos los aspectos posibles en los que se puede diseccionar y analizar, lo cual podría llevar horas y horas, no es extraño pensar que sería muy difícil de superar, por lo que no esperaba mucho de Asa.
Y más si teníamos en cuenta que era anterior al Lobo Solitario por lo que quizás Asa era el terreno donde los autores pusieron a prueba sus habilidades, donde a base de pruebas y ensayos pulieron su técnica para luego aplicarla con todo su esplendor y total maestría en esa gran serie que es Kozure Okami.

Pero no señor, esto no es así, porque Asa, el Ejecutor es una obra superior al Lobo Solitario y su Cachorro, más aún me atrevo a decir sin ningún pudor que es una obra maestra del cómic universal.

Acabé el año leyendo “Un loco en la prueba de los dos torsos” y me dejó un buen sabor de boca como ya había sucedido con las anteriores, pero es que he empezado el año nuevo con la siguiente historia, “Mártires de la Ley” y no creo que hubiera mejor elección para comenzarlo.

Mártires de la Ley” ha sido una bofetada creativa, un autentico deleite de principio a fin. Hasta ahora todas las historias habían sido impresionantes, pero este ha subido el nivel hasta la estratosfera.
Pero que grandes son Koike y Kojima, su análisis de la sociedad, la psicología de los personajes, esa narración como pocas y unos temas tratados de manera magistral que no te dejan indiferentes y que te hacen reflexionar como pocos. Auténticos maestros. Si aún no se han acercado a sus páginas no esperen más a hacerlo. Les aseguro que no se arrepentirán.

Desde hoy, Asa el Ejecutor ha pasado al olimpo de mis obras favoritas. No es para menos.