martes, noviembre 29, 2005

Dampyr, vampiros del siglo XXI


Parece que Aleta Ediciones ha tenido suerte con la publicación en nuestro país de las series italianas de Sergio Bonelli Editore porque este mes se une una nueva serie a las tres ya publicadas, Dampyr.

En Dampyr, creado por los guionistas Mario Boselli y Maurizio Colombo ya veteranos de otras series de la editorial transalpina nos vamos a encontrar con una nueva aproximación a los mitos de los vampiros tan de moda y actuales hoy en día gracias a series de televisión o películas como Buffy, Angel o Blade o las novelas de Anne Rice.
La serie esta protagonizada por Harlan Draka que se nos presenta como un charlatán que se dedica a recorrer los balcanes en guerra engañando a las gentes como una especie de cazavampiros y exorcista, el mítico Dampyr de la leyenda, y sacarles así los cuartos. Pero cuando un grupo de paramilitares le enrolen para acabar con las extrañas criaturas que casi los han masacrado en un pueblo punto estratégico en sus operaciones, Harlan descubrirá su verdadera herencia, que él es realmente el Dampyr, nacido de un señor de las tinieblas y una humana y por tanto el único ser que puede acabar con las criaturas de la noche.

Boselli y Colombo dan su interesante visión de los mitos que rodean a los vampiros. Así en el mundo de Dampyr nos encontramos con dos clases de vampiros, los llamados Señores de la noche que son los vampiros originarios, libres de todas supercherías que los rodean, inmunes a la luz del sol, la cruz, estacas y demás elementos típicos de la imaginería popular, solo pudiéndoselos matar por la sangre del Dampyr.
Ahora solo quedan unos cientos y se han dividido el mundo en regiones donde son los amos y señores y cazan a los humanos sin interferir en los territorios de los demás aparte de fomentar la guerra y los conflictos en sus dominios para que sus carnicerías puedan quedar enmascaradas por los horrores de la guerra.
Los señores de la guerra pueden crear si así lo desean a otros vampiros, una raza menor que están a sur ordenes, y pese a que hay cosas como el agua bendita o los crucifijos a los que son inmunes a diferencia de los señores de la noche no resisten la luz del sol.
Aunque hay que decir que los vampiros no serán las únicas criaturas sobrenaturales que van a poblar la serie.



El protagonista Harlan Draka, es un aparente joven que en realidad nació en 1945 cuando su madre falleció por los rigores del parto que conlleva el nacimiento de un Dampyr. Como resultado de su doble herencia envejece muy lentamente.
Harlan se ve convertido sin quererlo en una criatura de leyenda cuya misión es acabar con la estirpe de su padre, lo cual le da un carácter en ocasiones cínico, en otras sarcástico, pero en el fondo un idealista.

Como otras series de Bonelli los personajes secundarios tienen un papel muy importante en la historia y así a Harlan lo van a acompañar Tesla, una vampira menor renegada que se sentirá atraída por Harlan pese a que son criaturas antagónicas y Kurjak un antiguo soldado y mercenario lleno de amargura y resentimiento que cambia una guerra por otra contra las criaturas de la noche.
Tomando como base de operaciones la ciudad de Praga, ya misteriosa y exótica de por si, y por tanto un marco en el que no desentona para nada la atmósfera de la serie, Harlan regenta una librería aparte de sus otras más atípicas obligaciones y junto a Kurjak y Tesla vive en el “Teatro de los pasos perdidos” en la isla de Kampa, la Venecia de Praga. El Teatro es propiedad de Caleb Lost un enigmático personaje del que se irán descubriendo más detalles en el futuro y que cede tan curioso lugar a nuestros protagonistas.


Como suele ocurrir con las otras series de Bonelli el apartado gráfico cambia de titular número a número, ganando en variedad y sin perder por ello calidad. A los guiones se alternan cuando no comparten la tarea los creadores del personaje Boselli y Colombo, quedando la realización fija de todas las portadas a Enea Riboldi, para mi gusto uno de los mejores portadistas que trabajan para Bonelli.

La andadura de Dampyr en nuestro país acaba de comenzar, si eres fan de las novelas de Anne Rice, del Drácula de Stoker, de Buffy y de las películas de vampiros en general esta es una serie que no deberías perderte porque seguro que si no acabarás arrepintiéndote de no haberlo hecho. Palabra.