miércoles, noviembre 30, 2005

Gwen Stefani o cogiendo gusto a los clones de Madonna

Estos últimos días he estado escuchando por casualidad el álbum de Gwen Stefani, “Love, angel, music, baby” y debo confesar que he quedado gratamente sorprendido.
No era lo que se dice un gran fan de la señorita Stefani ni durante su etapa como vocalista de No Doubt, ni cuando escuche sus primeros singles en solitario. Siempre me había parecido una clon de Madonna y para eso pues mejor quedarse con la original, pese a que esta me parezca que es solo ya una sombra de lo que es y es que de tanto reinventarse la ambición rubia me parece que ha perdido considerablemente el norte, artísticamente hablando y es que escuchar el single de su nuevo álbum “Confessions on the dance floor” me hace añorar más aún si cabe esa joya que fue “Ray of Light” que fue lo último que hizo Madonna que me gustase, pero me estoy desviando del tema.
Como decía por Gwen Stefani no daba demasiado crédito, pero atraído por la canción "Cool", que tenía ciertos aires musicales que me recordaban precisamente a la Madonna de los buenos viejos tiempos he revisado este “Love, angel, music, baby” y he descubierto que pese a tener canciones que no casan demasiado con mis preferencias musicales y que son precisamente los que se machacan en las radioformulas hay algunos temas que me han atraído sobremanera como ha sido el caso de “Real Thing” o “Serious” lo cual ha hecho que me replantee el concepto musical que tenía de Gwen Stefani y es que si hay una palabra que case con “Love, angel, music, baby” es variado. Uno de los álbumes más eclécticos musicalmente que he escuchando últimamente.