domingo, noviembre 20, 2005

Divagaciones domingueras

Estoy leyendo el suplemento dominical del periódico y me encuentro con una nueva nota sobre la estafa de moda en internet, el Phising, ya saben mail falsos donde haciéndose pasar por una entidad bancaria te piden los datos con cualquier excusa.
Ya conozco a varías personas que han recibido estos mails y en cambio yo cuando abro mi cuenta de correo los únicos mail raros o virus que me envían son ofreciéndome viagra o cualquier producto similar gratis. Que desilusión. Lo peor es que me ha hecho reflexionar. ¿A la hora de enviar esta clase de mails que clase de criterio se sigue?. Porque según mi bandeja de entrada de correos no deseados debo ser un pobretón al que no merece la pena mangarle el dinero y para mas inri, se deben de pensar que tengo algún problema de disfunción eréctil.

Esta mañana por circunstancias ajenas a mi persona me toco madrugar, bueno en realidad, ya no aguantaba más en la cama. Y mientras mojaba el dónut en la leche a eso de las nueve menos cuarto de la mañana me encontré que en la tele estaban echando la más reciente nueva serie de animación de Batman, esa que ya no esta producida por Paul Dini y compañía y que esta ambientada en los primeros años del personaje.
El diseño de personajes de Jeff Matsuda no estaba mal en general, aunque la sombra de la anterior serie de animación es muy alargada y será difícil olvidarse de ella o no caer en injustas comparaciones.
Pero me llamaron la atención dos cosas, lo joven y “moderno”que parecía Bruce Wayne, cosa que acentuaba aún más el doblaje español, no se si será igual en el original, con lo que más que Batman parecía Bat-boy, Bat-kid o Bat-Lad, pongan el sustantivo que prefieran.
Pero lo más impactante fue el Joker, que en aras de la modernidad se vio convertido en un payaso homicida rastafari, con sus consiguientes rastas verdes. Uno esperaba que en vez de inocular gas de la risa en cualquier momento se pusiese a liarse unos porritos.
La verdad que si vamos a hacer versiones de personajes hubiera preferido ver a un Joker punkie que el pelo verde teñido ya viene con el personaje, o mejor un Joker rockabilly peinándose constantemente el tupé engrasado mientras masacra Gotham a ritmo de Rock & Roll.

Veo la lista de novedades de Planeta DeAgostini para este mes de diciembre y no quepo en mi asombro, más de 80 novedades. Se nota que con la perdida de los derechos de Marvel compraron los derechos de toda serie que se les pusiera por delante y ahora hay que darlo salida.
Pero es que me parece excesivo, no se si los señores de Planeta antes habrán hecho un estudio de mercado para ver si este puede absorber tal oferta, pero a mi me parece que ésta está totalmente alejada de lo que es la demanda real y que al final muchas de estas novedades se las van a terminar comiendo con patatas y no por falta de ganas del comprador sino porque es imposible, como es mi caso particular, hacerse con todo lo que interesa. Y más si tenemos en cuenta que hace un par de meses ya hubo una invasión de novedades con el Salón del Manga de la que muchos aún nos estamos recuperando.
Esta explosión por parte de Planeta no se a que razón lleva aparte de inundar el mercado y hacérselo pasar mal a la competencia, pero esperemos que no afecte de manera negativa al mercado del cómic español.
Habrá que tener mucho cuidado y mirar las cosas con lupa estos días a la hora de hacer la selección de las cosas. Para mi desgracia ya han pasado a la lista de compras futurible el tomo del Capitán Britania, el New Frontier, la última entrega de Rising Stars, MW de Tezuka o Spider de Colan entre otros.
Y uno mira el calendario y ve que en cuatro meses será el Salón de Granada y por tanto otra nueva invasión y que tres meses después el Saló de Barcelona que ya será el Apocalipsis, esto se está convirtiendo en el cuento de nunca acabar. Cada vez me gusta más la política de editoriales como Panini que no saca sus novedades en vistas a estos eventos o de algunas pequeñas editoriales que sacas sus cosas semanas antes para no coincidir en fechas con lo que puedes espaciar mejor las compras. Y eso se agradece.