domingo, mayo 01, 2005

El futuro se llama Nathan Never

Posted by Hello


Si hace unas semanas hablaba del Dylan Dog de la editorial italiana Sergio Bonelli Editore, hoy toca hacerlo de otra exitosa serie de dicha editorial, Nathan Never.

Sus creadores literarios son Michelle Medda, Antonio Serra y Bepi Vigna conocidos como “los 3 sardos” ya habían firmando los guiones de números de "Dylan Dog" y de "Martín Mystere" en la segunda mitad de los 80. Será en 1988 cuando empiecen a dar forma a su personaje en principio bautizado como Nathan Nemo para luego cambiar el apellido por el definitivo y más sonoro Never.


El primer número aparece en Italia en junio de 1991. El diseño gráfico del personaje y el dibujo del primer número correrá a cargo del dibujante Claudio Castellini quizás más famoso para el lector español por sus trabajos en el mercado americano.

Las aventuras de Nathan Never transcurren en el futuro a unos 150 o 200 años. En un mundo donde el ecosistema del planeta se ha ido al garete y las ciudades son enormes megalópolis divididas en varios niveles con una variopinta fauna de personas que la pueblan contando humanos, mutados o robots. La corrupción alcanza a todos los estamentos, desde las grandes multinacionales empresariales al gobierno.

La policía que no se salva tampoco de la antes mencionada corrupción no da abasto por lo que existen agencias de seguridad privadas que trabajan paralelamente con la policía. En una de estas agencias, la Agencia Alfa trabaja Nathan Never, de carácter algo melancólico por un pasado que el lector ira descubriendo poco a poco y aficionado a las antigüedades, los pocos libros, discos de vinilo y cintas de video del siglo XX que se salvaron a una catástrofe que ocurrió en el pasado.

A Nathan le acompañan un variopinto grupo de personajes como el director de la Agencia Alfa Edward Reiser; la dura compañera de Nathan, Legs Weaver que aparte del apellido también comparte los rasgos de la actriz Sigourney Weaver; el experto en informática y tecnología de la Agencia, Sigmund Baginov; y un largo etcétera más que se han ido incorporando a la serie a lo largo de los años.

Las influencias de Nathan Never son muchas pero la más obvia es Blade Runner de Ridley Scott. Pero en las páginas de Nathan Never encontramos guiños a muchas más cosas, desde las novelas de Isaac Asimov o al “Neuromante” de William Gibson, también a películas como “2001”, "Operación Dragón", "Mad Max", "Atmósfera Zero"... y así podríamos seguir hasta el infinito.

La buena salud de la serie en Italia ha ocasionado la aparición de spin-off como es el caso de "Legs Weaver", la compañera de Nathan en la Agencia Alfa que desde enero de 1995 cuenta con serie regular propia, en un principio bimestral, para a partir de su segundo año de vida pasar a una cadencia mensual y también una serie de especiales de la "Agencia Alfa".

En España la serie de Nathan Never salió casi al mismo tiempo que la italiana, con solo 6 meses de diferencia entre ambas. Planeta DeAgostini quería repetir el éxito del magazine “La Espada Salvaje de Conan”, por ello buscaron una serie con garantías de éxito y que nunca hubiese sido publicado en España con anterioridad. Las buenas ventas de Nathan Never en su país de origen hizo que se convirtiese en la candidata de Planeta. De esta manera, adaptando el formato de la serie al tamaño magazine, el primer número de la edición española apareció con fecha de enero de 1992. Pero el éxito italiano no se tradujo en el mercado español por lo que año y medio después con el número 19 se cancelaba la serie española de Nathan Never. Las causas quizás habría que buscarlas en que el tipo de tebeo que es Nathan Never no tenían nada que ver con “La Espada salvaje de Conan” en cuanto a que ni es el mismo público lector (casi me atrevo a decir por experiencia de conocidos que la mayor parte de gente que lee Conan no lee prácticamente otra cosa), ni tampoco comparar el precio de la serie de Conan que era de 64 páginas mientras Nathan Never llegaba a las 100 páginas con la correspondiente subida de precio.

A finales del año pasado Aleta Ediciones ha sacado una línea de series de Sergio Bonelli Editore y entre ellas Nathan Never. Esta vez la edición es fiel al tamaño italiano, libritos de 100 páginas, aunque no han continuado a partir de donde lo dejó Planeta, empezando por el número 111 de la edición italiana.Esperemos que esta vez Nathan Never se asiente en el mercado español y podamos ir recuperando todas sus historias porque merecen la pena.