lunes, julio 11, 2005

El embrujo de X & Y



Maldita sea. Deberían anunciarlo. Una etiqueta en la caja que avise del peligro. Porque es escucharlo una vez y ya no parar de oírlo una y otra vez, y otra, y otra, y otra...
El último álbum de Coldplay, "X & Y" es lo más parecido que se puede encontrar a una droga auditiva. Crea absoluta dependencia una vez que las notas del primer corte “Square one” se elevan en el ambiente, para continuar con ese maravilloso “What If” y así podríamos continuar con todas las canciones y es que el señor Chris Martín y su banda han vuelto a conseguirlo y nos han regalado de nuevo un pequeño milagro músical.

Uno que es malo podría pensar que después de su anterior álbum “A rush of blood to the head” iba a ser muy difícil poder superarlo y es que algunos cortes del susodicho como “Clocks” ya forman parte de esas canciones que han entrado en el olimpo de la música por meritos propios.
Pero X & Y va a la zaga y temas como el ya referido anteriormente “What If”, “Fix you”, “Talk”, “Speed of sound” y prácticamente todos los demás no hacen más que remarcar la genialidad de la banda británica.

Y lo más sorprende si cabe, es que incluso sonando 100 % a Coldplay a su vez en diferente, no repite los esquemas de sus anteriores trabajos abriendo nuevas vías musicales para la banda.

Como dirían en una famosa saga espacial televisiva y cinematográfica, “la resistencia es fútil, prepárense a ser asimilados”... por Coldplay.