jueves, julio 28, 2005

Sobre coleccionismo

Les contaba ayer que en la visita a Forbidden Planet acabé comprándome, algo extraño en mi, una figura de colección de Buffy, con el aspecto que tiene en la batalla con Caleb al final del episodio “End of Days” (casualmente la compré el mismo día y casi la misma hora en que se estaba emitiendo ese episodio en España).
No suelo ser propenso a comprar merchandising de ningún tipo, la verdad que pensándolo con tranquilidad ya han pasado años desde la última vez que me compré alguna figura o estatuilla. Normalmente suelo ser muy centrado en mis aficiones, si me gusta un cómic me compraré la serie, si me gusta una película o serie de TV, acabaré adquiriendo el DVD, pero merchandising no, nunca suelo adquirirlo, ni figuras, ni camisetas, ni trading cards, estatuas, anillos y cualquier producto derivado, no me suele interesar.

Y normalmente es por dos razones principales, una que el producto final deja mucho que desear una vez que lo tienes en la mano, comparándolo con las fotos de la publicidad. Hace años recuerdo que el Previews ofertaban unas figuras basadas en personajes de Astro City, por las imágenes del catalogo parecían muy bonitas y parecidas al cómic. Estuve tentado de pedirlas pero al final no lo hice. Meses después en un viaje a Madrid pase por una librería local y dio la casualidad de que allí las tenían. En vivo eran horribles, realmente feas, muy toscas. Respire aliviado por no haberlas pedido. Pero es que me da la sensación de que esto es la norma general, alguna vez que en mi librería habitual he echado un vistacillo a las figuras que allí tienen, siempre me parecen feas y mal acabadas, que no captan el espíritu del personaje, aunque de vez en cuando hay alguna que reconozcámoslo no está nada mal, pero entonces entroncamos con mi segundo problema, ¿qué hago con ello?. ¿Lo sacó del plástico?, ¿lo dejó dentro tal cual?. Si lo sacó del plástico entonces pierde el valor de coleccionista, pero nunca he sido muy amigo del coleccionismo, tener una cosa metida dentro de un plástico me parece algo aberrante, como el CGC, el Comics Guarantly LLC, esa especie de sociedad en la que se dedican a gradar el estado de los comics, para luego meterlos en una caja hermética de plástico transparente donde se encierra el tebeo para no sacarlo nunca mas mientras se supone que su valor aumenta con el transcurso del tiempo, pero yo me pregunto, ¿para qué quieres meter un tebeo en un plástico del que después ya no podrás sacarlo?, ¿no se supone que la finalidad del mismo es leerlo?. Otra cosa es meter los tebeos en bolsas Free-acid, para protegerlos y que sufran mejor los embates del tiempo, pudiéndolos sacar de su bolsita las veces que quieras para poder disfrutar de los mismos una y otra vez. Pero no cerrarles con llave a cal y canto para no volverles a ver nunca más.

Al final mi figura de Buffy acabará decorando la estantería donde tengo los DVDs, fuera de su envoltorio, claro está, que no me vengan a mi con esas chorradas del coleccionismo y el valor intrínseco de tener las cosas dentro de un precinto de plástico.