domingo, diciembre 11, 2005

Noche de Cine: La Momia y Sanjuro


Anoche sábado tocó sesión de DVDs. Empezó la noche con La Momia de Boris Karloff, la clásica película de 1932. De estas películas clásicas de la Universal creo que he visto muy pocas en realidad, así a bote pronto solo recuerdo el Drácula de Bega Lugosi y el Frankestein también de Karloff. Y la verdad que estaba disfrutando mucho de la película, la mirada de Karloff llega a ser realmente inquietante, pero por desgracia a mitad de la peli el disco empezó a fallar, ralentizándose la imagen en un par de pistas y como tampoco iba a saltarme el nudo para pasar directamente al desenlace de la película tuve que dejar de verla. Esperemos que en la biblioteca tengan otra copia en buen estado y sino la pondré en la lista de DVDs a comprar que creo que merece la pena tenerla.

Tras el chasco de la Momia pasamos al segundo plato de la noche, Sanjuro de Akira Kurosawa. Ya hacía bastantes meses que no me metía entre pecho y espalda una película japonesa desde que hace ya casi un añito descubrí el cine nipón y más especialmente el clásico y concretamente el de Kurosawa.
De Sanjuro diré que no es desde luego una de las obras maestras de Kurosawa como pueden serlo muchas de sus películas, pero no por ello no deja de ser un buen vehículo de entretenimiento.

Es una historia de samuráis protagonizada por Toshiro Mifune en la que un ronin ayuda a un grupo de samuráis algo ineptos, todo hay que decirlo, a liberar a su señor que se ha visto hecho prisionero por unos funcionarios corruptos.
La trama y el personaje que interpreta Mifune me recordaban mucho al protagonista de esa maravilla que es Yojimbo, en especial ciertos toques de humor, la forma en que el Ronin hace bailar el agua a su favor a todo el mundo. Y no era casualidad ese parecido ya que en realidad son el mismo personaje en ambas películas y es que Sanjuro, para mi sorpresa, es una secuela, la secuela de Yojimbo.
Casi casi podríamos decir que estamos ante una franquicia cinematográfica de los años 60 aunque por lo que he podido ver viendo la filmografía de Mifune solo interpretó a este Ronin en estas dos películas y me parece una pena, porque se podría haber sacado más jugo al personaje, uno no puede dejar de preguntarse sobre su pasado, como llegó a ser un Ronin, etc, etc.

Aunque quizás ese desconocimiento de su pasado sea parte de su atractivo, como el Lobezno de los comics, y el mero hecho de indagar en él solo llevaría a romper el encanto que rodea al personaje.
Dejémoslo así pues.