sábado, marzo 12, 2005

Vida Editorial

Hace unos meses vi en DVD la miniserie de TV, Shôgun, basada en la novela homónima de James Clavell. Sobre ambas tengo que hablar largo y tendido un día de estos que por algo el título de este blog ha tomado el nombre de uno de sus personajes.

Me gusto tanto que me fui a la biblioteca pública a sacar la novela pero, ¡oh, sorpresa!, no la tenían. “Bueno, no pasa nada”, pensé, “Así la compro”.
De esta manera empezó mi largo periplo de librería en librería, obteniendo siempre la misma respuesta. “No la tenemos”, “Lo siento, esta descatalogado”, o mi respuesta favorita en una libreria donde el dependiente me dijo rotundamente “Ya no existe”.
Al final conseguí el libro por otras vías alternativas pero me ha hecho reflexionar, ¿cuánto dura la vida comercial de un libro?.

La verdad que a no ser clásicos reconocidos, nunca había tratado de comprar un libro, digamos comercial de más de 10 años de antigüedad desde su fecha de publicación.
Shôgun por lo que he podido averiguar fue publicado en España por primera vez en 1976. Y mirando en la biblioteca otros libros de Clavell en la publicidad todavía aparecía reseñado por 1994 como disponible.
¿Son 20 años la fecha máxima que aguanta un bestseller en las estanterías?.

Uno de los últimos pelotazos literarios ha sido “El Código DaVinci” de Dan Brown. Se ha vendido como rosquillas. Ahora bien, en el año 2025, si hipotéticamente alguien que ve la película -que se va a rodar próximamente-, se acerca a su librería para comprar el libro, ¿se encontrará que en castellano esta descatalogado?
¿Bestsellers como "Los Pilares de la Tierra" seguirán disponibles al público?

Y es que al final el tiempo es el mejor juez que hay y el que tiene la última respuesta sobre la validez de una obra.

Eso si, como apunte personal, a mi Shôgun como novela me ha gustado mucho, tiene ideas y pensamientos que aún están vigentes y si que merecería que pudiera estar a mano del lector en castellano.
Y que coño, habiendo sido editada en DVD el año pasado, aprovechando el posible tirón comercial la editorial debería haber sacado una reedición, menuda miopía comercial.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Y no solo pasa con los libros... hay muchos discos descatalogados... aunque puede haber suerte y un publicista resucitarla y volver a la vida, cual ave Fenix.

jaimemarlow dijo...

Y hay que tener en cuenta que la última edición que se hizo en castellano de Shogun fue en 1995 (datos del catálogo de la Biblioteca Nacional Española), así que no fue hace tanto tiempo...pero la guillotina de papel es implacable.
El hecho de que nunca se hayan publicado tantos libros como hasta ahora trae (junto con otras cosas) que su vida tenga que ser más corta...en fin, a veces más es menos.